miércoles, 12 de noviembre de 2014

El Zombie survivor dice: Si te han mordido, ¡mutílate! Mejor perder un pie que perder la cabeza.

Hola, pequeños y escépticos amigos, en la entrega semanal de hoy vamos a ver cómo sobrevivir a un mordisco zombie. "¿Cóooomo? Eso es imposible...". Ah, no, no es imposible, pero todo depende de dónde se haya producido el bocado. No estoy loca, os lo voy a explicar.

El virus Z (Solanum) es un virus que se extiende rápidamente por el cuerpo, desde el foco de infección hasta el cerebro, a través de la sangre. Saber esto puede ser una ventaja y si estáis empezando a imaginar por qué y os parece horrible vais bien encaminados.


Pongámonos en situación, hagamos un poco de memoria y recordemos el consejo de la semana pasada. No nos hemos dado cuenta de que hay una cabeza en el suelo, o un zombie sin piernas, o un zombie tirado, o cualquier amenaza Z con dientes dispuesta a mordernos desde abajo... y que nos muerde. Bueno, es doloroso y es traumático, pero sobre todo es solo un pie. Solo un pie, toda nuestra vida a la mierda por culpa de un &*%$ pie. Eso sí, todavía no somos zombies, si extirpamos el foco de infección antes de que llegue al cerebro y nos enferme podremos seguir viviendo. Fácil, piensas en la primera peli de Saw, coges una sierra y te mutilas la pierna. ¿Qué prefieres? ¿Ser un zombie entero o un cojo vivo? Ok, es una putada estar cojo en el Apocalipsis Z, pero qué se le va a hacer, a cada uno le toca lo que le toca. Y lo mejor de todo es que habrás tenido muchísima suerte.

Ahora imaginemos a un zombie entero, de pie, alto como nosotros o más, dispuesto a llevarnos con él al infierno. Estos bichos suelen morder lo primero que pillan, si te cogen la mano, o el brazo, np, efectuamos la regla anterior, pero si te muerden el cuello es game over. No es que los caminantes sean unos morbosos y les mole hacer chupetones, es que cuando te agarran de pie hay un 80% de probabilidades de que te den ahí, o en la cara, o en el hombro, o en el pecho o en cualquier otro lugar de la zona céntrica alta de nuestro cuerpo, lo cual es bastante bastante jodido, porque significa que de esa no sales vivo. Evidentemente, no te vas a amputar la cabeza, lo más sensato en ese caso es pegarte un tiro directo al cerebro, sino te lo has pegado antes (hablaremos de esto otra semana).

Volvemos a la regla del malo o peor: Malo es que un zombie te muerda, peor es que un zombie te muerda en algún sitio no extirpable. Así son las cosas en el Apocalipsis Z.

¿Vosotros seríais capaces de mutilaros, o de mutilar a un compañero? Así, a pelo, sin anestesia ni nada.
Este se va a serrar el pie y ni siquiera le han mordido, un valiente.

"Si te han mordido ¡Mutílate! Mejor perder un pie que perder la cabeza."



___________________________________________________


BONUS: Desbaratando mitos de Hollywood con Carlos

Un lector que es igual de friki o más que yo me ha enviado esta interesante información al correo para poder compartirla con vosotros, allá va.

"Una de las típicas escenas y nada reales en todas las historias sobre muertos vivientes, es aquella en la que conduciendo tu Ford Mustang robado, último modelo (pero último, último) o ese Range Rover enorme…vas por una carretera secundaria y te topas con uno de esos asquerosos caminantes, y tomas la brillante idea de hacerlo saltar por los aires atropellándolo con tu preciosa máquina de cuatro ruedas. MEEEEEEC!, error, sabed que un bulto de unos 60-65 kilos, por muy muerto que esté, impactando contra tu bonito coche no es ninguna broma, en el mejor de los casos te destrozará la luna, quedándote sin visión y en el peor…bueno, F=m*a, por lo que cuanto más rápido vayas…peor acabarás,  a todo esto añadirle que, si sobrevives te habrás quedado sin vehículo de transporte rápido. Asíque la próxima vez que sientas ganas de atropellarlos, por mucho que veamos una diana con los puntos que vale cada uno, piénsalo, o puede que sea lo último que hagas!"

___________________________________________________


Hasta aquí el consejo Z semanal, si tenéis alguna duda, queja, sugerencia, o no estáis de acuerdo en algo no dudéis en comentarlo. ¡Que buena sombra os cobije!