miércoles, 5 de noviembre de 2014

El Zombie Survivor dice: Los explosivos se utilizan con cuidadito.


Estoy muy orgullosa de inaugurar la primera sección chorra del blog, que consiste en, semanalmente, dar un consejo contra el Apocalipsis Z. Por supuesto, el consejo lo doy yo pero siempre podéis comentarlo, discutirlo e incluso darme alguno a mi, que me considero una experta en el tema, pero todos nos podemos equivocar.

Doy por echo que todos sabemos las 3 reglas básicas:
- Si nos muerden nos transformamos.
- Solo mueren de un tiro a la cabeza.
- Hay que guardar siempre una bala.

Ahora, vamos a los consejos específicos que realmente nos salvarán la vida...
Cuando estemos ante un ataque de una cantidad ingente de zombies (horda, jauría, manada, o como queráis llamarlo), nunca, jamás, ni se os ocurra lanzar explosivos.
Los cócteles molotov, las granadas y demás cosas del estilo pueden parecer muy efectivas "¿Hay algo mejor que ver volar en pedacitos un puñado de zombies?"... Pero pueden volverse en nuestra contra y convertir esa jauría en algo mucho peor que ese simple puñado de monstruos.

Imaginaos, habéis lanzado la granada y un sinfín de manos, brazos, piernas y demás partes del cuerpo han salido desperdigadas por ahí, incluidas las cabezas. Cabezas que siguen mordiendo, cabezas que podrían mordernos los tobillos, cuyos lamentos se pierden entre los de los que han quedado en pie y estamos entretenidos terminando de masacrar.

¡Cuidado con las cabezas!

Y ese no es el peor problema. Una explosión puede generar fuego, lo que convertiría a esos monstruos en zombies ardiendo. Algo muy contraproductivo, ya que los zombies no sienten dolor ninguno. Esas cosas seguirían caminando, seguirían buscándote para comerte y, además, a su paso se iría quemando todo. Entonces tendríamos 2 problemas a los que hacer frente: la horda Z y un incendio que se propaga peligrosamente rápido.


¿Os parece un buen consejo? No dudes en comentar ;)