sábado, 17 de octubre de 2015

N.P., Banana Yoshimoto







Título: N.P.
Autor: Banana Yoshimoto
ISBN: 
9788472234406
Editorial: TusQuets Editores
Páginas: 192
Año 1ª publicación: 1990
Género: Ficción

Valoración: ★★★
Ficha en Goodreads

Una inquietante investigación sobre el misterio que rodea a un libro de cuentos titulado N·P. Kazami, una joven estudiosa de literatura, investiga el misterio que rodea al libro de cuentos, titulado N.P, del escritor Sarao Takase. Poco a poco el lector va sintiendo la fascinación letal que ejerce la obra sobre quienes se acercan a estudiarla, en especial sobre sus traductores, uno de los cuales se quitó la vida después de traducir el relato número noventa y ocho. En cuanto Kazami conoce en una fiesta a los hijos del escritor, detecta inmediatamente una estela de locura en los ojos de esos hermanos tiernamente incestuosos. Así es como ella se verá envuelta en un inextricable laberinto del que nacerá un amor salvaje y desenfrenado.


Esta novela corta de Banana Yoshimoto gira en torno al eje central del resto de su obra, la muerte, pero esta vez más en lo referente a la atracción por ella. Parece ser que en la sociedad japonesa el suicidio es algo bastante habitual, y en N.P. somos testigos de una filosofía extrañamente abierta (para nuestro mundo occidental) hacia la práctica de este acto. 

Primera edición japonesa
N.P. es el libro de relatos que escribió Sarao Takase, y acto seguido se suicidó. Algo pasa con el relato número 98, ya que cuando los traductores llegan a este irremediablemente acaban suicidándose también. El novio de Kazami, nuestra protagonista, es uno de ellos, y gracias él se ve envuelta en la extraña espiral que envuelve el misterioso libro de relatos.
Kazami es una veinteañera extremadamente sensible que comienza a inmiscuirse en la vida de los hijos del escritor y nos hace testigos de unos dramas familiares y amorosos bastante complicados. Sui es uno de los personajes más fuertes que he visto, y el dilema moral que la envuelve es digno de estudio. A su vez, Otohiko y Saki también tratan de llevar los dramas de su familia, los que les hace bastante pesimistas e inestables. Saki es la que tiene más entereza en este aspecto.

El estilo de Banana Yoshimoto es, evidentemente, a la japonesa. Le gusta recrearse en las cosas pequeñas, resaltar la magia de lo efímero, buscar la belleza en lo común y cotidiano de nuestras vidas. Banana hace gala de un tipo de literatura más contemplativa y sentimental, en el que los escenarios, la luz, las cosas que rodean a los personajes e incluso las que imaginan son muy importantes. Conquista la ambientación que solo se da esas últimas tardes y noches de verano y logra recrear una atmósfera enrarecida ocupada por un ente oscuro que tan solo perciben los personajes y que les incita al suicido, un acercamiento a lo extraño y a lo desconocido.
Uno de los puntos fuertes de esta escritora es su franqueza a la hora de lidiar con situaciones difíciles, tiene un qué sé yo de duro e inclemente mezclado con el cuidado que le pone a sus palabras, y con su sencillez y ligereza. Con una pluma directa y bien cuidada, a la par de bella, nos ha preparado un libro corto y muy envolvente, en el que la muerte pasa más a formar el telón de fondo y explora otros temas igualmente peliagudos como son el lesbianismo y el incesto. 
Banana Yoshimoto -dibujo de tumblr-

Personalmente me ha parecido un libro cautivador, que te transporta de principio a fin casi sin darte cuenta. No es que tenga un ritmo frenético, es bastante pausado, y pasan poquitas cosas. Tampoco son las revelaciones, pues sí, las hay, y son gordas, pero pasan de una forma tan natural que en realidad no te sorprenden tanto en el momento de saberlas por primera vez. Pero tiene un algo de extraño y de oriental, un algo de emociones y sentimientos, un algo de esa fuerza característica de los personajes y su extraña relación con la vida y la muerte... que hace de este libro una lectura placentera, como el resto de libros de Banana Yoshimoto que he podido leer. 

Los libros de Banana Yoshimoto están todos tildados de los mismos "tópicos", que es una escritora irremediablemente reconocible. Su peculiar estilo puede ganarse a los lectores que todavía no han entrado en materia japonesa y por supuesto también a todo aquel que ya conoce este mundo oriental tan especial, pues no es una de las autoras japonesas mundialmente reconocidas por nada. Quizás sería mejor comenzar con otros títulos, como Sueño Profundo o El Lago, pero lo que es indiscutible es que la obra de Banana va destinada a la gente sensible y curiosa, a todo aquel a quien le importe más cómo sienten los personajes las cosas que les ocurren que lo que les ocurre realmente.


« Pero estar desvelado por la noche puede ser interesante. La noche es extraña. Para los que se duermen pronto, apenas dura unos instantes, mientras que para quien está en vela es más larga como una vida complementaria y es como un regalo. »